Home / Blog / Una oportunidad perdida
Ulises Mérida, otoño/invierno 16/17
Ulises Mérida, otoño/invierno 16/17

Una oportunidad perdida

Leo en un reportaje del  diario La Vanguardia que Giorgio Armani, Ralph Lauren o Stella McCartney son los responsables de vestir a los atletas olímpicos en el mayor desfile de este verano, en el que se celebrará con motivo de la apertura de los Juegos Olímpicos de Brasil. Y sigo leyendo esperando encontrar el nombre de algún creador español o varios como responsable de la imagen del deporte olímpico.

Negativo.

Ni los creadores extranjeros nombrados vestirán a los atletas españoles. Ni habrá creadores españoles vistiendo a nuestros atletas. No se les nombra ni se les espera. No se nombra a ningún creador español. En su lugar, lo hará una marca de ropa deportiva, Joma, que reconoce en el reportaje que han necesitado un trabajo extra porque el diseño no es su fuerte. También irán equipados por Oysho, la enseña de ropa interior de Inditex, lo que me ayuda a entender por qué en sus tiendas aparece tan privilegiada últimamente su ropa de deporte. Además, Nike y Adidas. Enhorabuena a los elegidos.

Qué lástima.

Ya sabemos que no tenemos creadores con tanto nombre como los internacionales citados. Ya sabemos que nuestra bandera de industria de la moda en el exterior la mueve el aire de Inditex, empresa que admiro profundamente. Pero una vez más se ha perdido la oportunidad. Porque con todo el valor que tienen las marcas del grupo gallego, no estamos hablando de creadores de moda, sino de marcas que desde luego han dado a conocer nuestra industria por todo el mapa mundi pero que no son de diseño de moda. He seleccionado a cuatro diseñadores perfectamente capacitados para crear y, con esfuerzo, producir la equipación requerida. Pero no son los únicos. Hay muchos más. De hecho, hoy una marca española, Del Pozo, perteneciente al grupo Perfumes y Diseño, con el director artístico Josep Font al frente, es un referente de moda internacional que utilizan famosas de Hollywood, por ejemplo. Por no hablar de Carolina Herrera, Paco Rabanne, Nina Ricci o Jean Paul Gaultier, reconocidas por todo el mundo como grandes casas de prêt à porter y Alta Costura, están en manos de otro grupo español, Puig.

Desconocimiento.

Así que por mucho que nos empeñemos en hablar de marca España, que queda tan bien, si no aprovechamos para poner en valor a los creadores españoles, cuando tenemos la oportunidad, mal vamos. En el mundo, el día 6 de agosto presumirán de Armani, Ralph Lauren o Stella McCartney, entre otros.  Y en España seguiremos sin dar a conocer en el exterior a los nuestros. Bastante mal lo pasa el sector. Bastante complicado es despertar fuera el interés por nuestros desfiles de moda, por ejemplo. Bastante difícil es que se valore, incluso en nuestro propio país, el trabajo de nuestros diseñadores de moda, como para desaprovechar una ocasión así.

No he querido siquiera saber dónde ha radicado el problema, qué o quiénes han puesto los palos necesarios en la rueda. Y no lo he querido para mantenerme lo más neutral posible. Pero sea de quien sea la responsabilidad, que sepa que se ha perdido una oportunidad.

Una vez más.

 

Mira también

aware

#Aware contra la radicalización

He esperado un par de días para escribir sobre la plataforma #Aware (Alianza de Mujeres ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *