Home / Blog / La realidad que engaña
image

La realidad que engaña

image

Uno tiene certezas. Siempre tiene certezas. Estamos seguros de lo que hemos visto, de aquello que hemos oído, de lo que nos han dicho. Cómo vamos a estar equivocados si no nos lo ha contado nadie, si somos nosotros, sólo nosotros, quienes lo hemos experimentado. Hasta que llega alguien y nos lleva la contraria. Hasta que alguien nos asegura que él también ha visto, escuchado, experimentado algo completamente opuesto a lo nuestro. Y ahí viene el lío. Porque en efecto lo han visto. No es que quieran llevarnos la contra. Lo han visto. Y su visión es otra.
Nunca lo había visto tan claro como hace unos días en una clase del encuentro que el IESE celebró en Madrid con sus alumni de PDG. Magistralmente, el profesor José María Ariño lo demostró con un simple ejercicio. Puso un texto en el que había que buscar las “efes”. Mi primera reacción fue pensar en la bobada a la que nos sometían. La segunda fue contar y obtener una cifra. Con mucha rapidez. Y como me conozco y me sé arrebatada decidí hacer un segundo conteo, con otro resultado que, ese sí, fue definitivo. La sorpresa fue descubrir que los resultados eran diversos cuando a mis compañeros se les preguntó por su cómputo. Los había tan diversos como números hay del 1 al 7 que eran las “efes” que en realidad había. Una sola realidad y diferentes visiones.
Qué gracias tengo que dar a aquellos primeros minutos de aquella clase magistral porque esa enseñanza que el profesor quería darnos de que cada uno ve una realidad y es la suya no voy a olvidadla nunca más. Lástima que nunca nadie me lo explicara antes así.
Pero hay más enseñanzas. Como que si esta percepción de la realidad es tan variada, mejor escuchar siempre diversas opiniones, sin miedo a que alguien nos saque de nuestra protegida cuadrícula. Parece de perogrullo. Y no lo es.
Esa era la enseñanza que quería transmitirnos el profesor, esa de que el intercambio es enriquecedor. Yo, además, extraje la mía particular: hacer siempre una segunda lectura, una segunda mirada, un segundo pensamiento, antes de dar el veredicto al que todos somos tan afectos. A veces no es la primera mirada la que cuenta. A veces la presentación de la realidad puede trastocar nuestra percepción.


 

Mira también

aware

#Aware contra la radicalización

He esperado un par de días para escribir sobre la plataforma #Aware (Alianza de Mujeres ...

Un comentario

  1. Hay que ser muy valiente,para incorporar estas reflexiones en el espacio del debate.Hoy todos renemos nuestra percepción de la realidad, y de nuestras circunstancias,de forma solidad y contundente.Ya que como bien dices entendemos que nuestros ojos han dado buena cuenta de la situación.
    Sin embargo,en un alarde de inteligencia y de humildad,te has hecho con este pensamiento.
    Coincido plenamente en el diagnostico:Cotejemos,y escuchemos,cuantas mas mejor,otros puntos de vista,sobre nuestra realidad.Posiblemente no hará ver las cosas de diferente manera,mas enriquecedora.
    Una vez mas,nos has sorprendes a todos¡¡ No ,Solo a unos pocos que tienen la suerte de seguirte¡¡.Esto si que es un lujo¡¡¡.bs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *