Home / Blog / Iguales más allá de la ley
Centro El Salvador
Centro El Salvador

Iguales más allá de la ley

Veinte años después de la celebración de la IV Conferencia de las Naciones Unidas sobre las mujeres, en Beiging, fui invitada la semana pasada a participar en la Jornada por la Igualdad a la F, organizada por el Colegio de Abogados de Talavera de la Reina, una jornada que se celebró en el Centro El Salvador, creado allá donde antiguamente hubo una iglesia del mismo nombre, de una belleza espectacular, por cierto.

Centro El Salvador
Centro El Salvador

Me llamó la atención la potencia de una jornada que incluso inauguró el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el presidente del Consejo General de la Abogacía Española, con participantes de primera fila, como el presidente de la Diputación de Toledo, o la directora del Instituto de la Mujer de la Comunidad de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez; Victoria Ortega, secretaria general del Consejo General de la Abogacía Española, Inmaculada Montalbán, presidenta de la sección 3 Sala Contencioso Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía; Teresa Paramato, fiscal adscrita a la Fiscalía de Sala de Violencia sobre la Mujer, Fiscalía General del Estado; Elsa González, presidenta de la Federación de Periodistas de España; Pilar Cavero, socia abogada de Cuatrecasas; Virginia Yagüe, presidenta de CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Audiovisuales); y Beatriz García Quismondo, directora comercial de Womenalia (estas tres últimas en una mesa redonda moderada por mí). Me llamó la atención la magnífica organización de la decana del colegio de abogados de Talavera, Marga Cerro. Podría haberme llamado incluso la atención la presencia del ministro, que como algunos asistentes ponderaban parece tener el don de la ubicuidad. Pero siendo todo esto importante, lo que de verdad me llamó mucho la atención fue que a lo largo y ancho de la jornada no dejó de hablarse y de ponerse de manifiesto la lacra de la violencia de género, como algo que realmente avergüenza a una sociedad que aún no ha logrado acabar con ella, como máxima demostración de la desigualdad entre hombres y mujeres.

Se trataba de poner de manifiesto la evolución de la mujer en la Justicia, veinte años después de Beiging, así como de analizar la proyección laboral. Y así se hizo. Pero prácticamente no hubo ninguna intervención en la que no se mencionara la violencia de género, hasta el punto de que a las 12 al tiempo que en la plaza del Ayuntamiento se guardaba un minuto de silencio por el último caso de violencia, el centro El Salvador también era testigo de un nutrido grupo de asistentes de pie y en silencio, como manifestación de repudio. Esa fuerza social que se demuestra en esos actos en los que se envía un mensaje contra la violencia de género debería ser la misma que, una vez que la igualdad legal existe, impusiese la necesidad, social, de una igualdad real, total y de facto. Y para eso quedó patente la relevancia de la educación. Por supuesto en las familias, por supuesto en los colegios y, por supuesto, a través de los medios de comunicación. En cuanto a los medios se insistió en lo importante de transmitir mensajes que normalicen la igualdad, que sancionen al maltratador, que empoderen a la mujer, en lugar de transmitir otros que comúnmente dan una imagen de la mujer que lo único que hace es perpetuar fórmulas antiguas, prejuicios, mensajes que son limitativos frente a la necesidad de los expansivos.

“La violencia de género es una enfermedad”, decía Soledad Cazorla, fiscal de sala contra la violencia sobre la mujer, pionera de la lucha por la igualdad, recientemente fallecida y varias veces recordada a lo largo de la jornada, incluso aplaudida como homenaje por todos los asistentes. Y esa enfermedad fue recurrente como idea en Talavera de la Reina, de una manera espontánea cada vez que se hablaba de igualdad, que era todo el tiempo, puesto que a eso se dedicaba el día.

Desde luego no se olvidó el ámbito judicial, ni tampoco el laboral, para dejar claro, nuevamente, que aquellas carreras que se rigen por oposición tienen en la mujer

margaok
Marga Cerro, decana del Colegio de Abogados de Talavera.

Mira también

aware

#Aware contra la radicalización

He esperado un par de días para escribir sobre la plataforma #Aware (Alianza de Mujeres ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *