Home / Blog / Diversidad y trata de mujeres
Entre Begoña Méndez, directora del colegio El Valle y la senadora Asunción Sánchez , junto al presidente del Rotary Club de Alicante.
Entre Begoña Méndez, directora del colegio El Valle y la senadora Asunción Sánchez , junto al presidente del Rotary Club de Alicante.

Diversidad y trata de mujeres

Comparto la entrevista que me hizo mi amiga y colega Elsa Martínez la semana pasada en Alicante. Una entrevista que me resultó entrañable y que me gustó hacer, una charla sobre mujeres, entre mujeres. Hablamos de periodismo, hablamos algo de moda, pero sobre todo hablamos muchísimo sobre Puta no soy. 

Había ido a Alicante para asistir a la comida organizada por el Club Rotario, en la ciudad, en el colegio El Valle, que hacen una labor maravillosa. Uno y otro. Porque, por un lado, el colegio cede sus instalaciones y organiza comida (la misma que toman los alumnos y doy fe de que era magnífica, un cocido madrileño espectacular) benéfica, que en esta ocasión fue de 84 mujeres en favor de la ONG AODI (Asociación de Ocio para Discapacitados Intelectuales). Me dejó impactada la directora del colegio, Begoña Méndez, con su fuerza dulce y su capacidad para organizar con pasos de bailarina. Pero también la acción de AODI porque además de que los niños lo pasen bien, pero hay que tener en cuenta que el hecho de que los niños tengan su ocio solucionado también redunda en sus familias, ya que finalmente los familiares de los niños discapacitados también necesitan un tiempo para ellos, tiempo que en general no tienen.

De Matilde Díaz, presidenta de AODI, me impresionó muchísimo la serenidad, podría decir, sí, pero sobre todo la alegría y la capacidad para disfrutar con la dificultad añadida que tiene ser mamá de un discapacitado. Me gustó escucharle su fortaleza al explicar que “quien tiene un sueño tiene un camino” y la valentía para inscribir la discapacidad como una diversidad más que la sociedad debería asumir. Yo me atrevería a añadir algo más aún y es no solo que debe sino que es necesario, porque está claro que la discapacidad dificulta la marcha de una familia, pero estamos hablando de seres humanos y por lo tanto deben ser incluidos no solo como ciudadanos de todo derecho, que ya lo son, sino como personas distintas, pero personas. Cuando viendo sus videos encuentras las sonrisas, la alegría de niños y de jóvenes, sientes que hay algo que estamos haciendo mal si se les da la espalda o si no se les pone cerca el hombro que necesitan. Y cuando imaginas el esfuerzo familiar tan grande agradeces que haya instituciones que faciliten que esas familias tengan ratos de esparcimiento que también es justo.

Mira también

aware

#Aware contra la radicalización

He esperado un par de días para escribir sobre la plataforma #Aware (Alianza de Mujeres ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *