Home / Blog / Estilo de vida y violencia de género
image

Estilo de vida y violencia de género

Cartel de la presentación en Güímar.
Cartel de la presentación en Güímar.

Durante mucho tiempo he dicho que vivía con dos sombreros: uno ligado a mi actividad laboral que siempre ha estado ligada a las revistas, a la comunicación del estilo de vida, de la moda, de la mujer, y otro ligado a un aspecto más social, donde la reivindicación de derechos de la mujer y de la infancia (no en vano soy patrona de la ONG Save The Children) y más genéricamente de los derechos humanos, han ocupado mucho de mi tiempo y mi energía. Sin embargo, en los últimos años, y sobre todo después de escribir mi novela Puta no soy, he descubierto que lo idóneo es unir esos dos sombreros. Y haciéndolo he hecho otro descubrimiento aún más interesante y es que en realidad llevo haciéndolo consciente o inconscientemente, metiendo uno dentro del otro, desde hace ya mucho tiempo, algo que es muy estimulante.

 


imageLo llevé a la consciencia el pasado sábado, durante la presentación de la novela en la librería Agapea, de la capital tinerfeña, y no solo porque en el público hubiera mujeres bellísimas, aficionadas a la moda, en unos casos, empresarias de moda en otros, sino porque el presentador del acto, lo empezó justamente preguntando si las revistas femeninas son una manera de afianzar estereotipos en la sociedad que marcan la desigualdad entre hombres y mujeres, desigualdad que está en el fondo de cualquier hecho de violencia contra la mujer, siendo la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual (tema de mi novela) la máxima manifestación de la violencia ejercida contra la mujer. Mi contestación fue contundente: son precisamente las revistas femeninas las que, aunque hablen de moda o de temas más teóricamente femeninos, a través de sus reportajes y de sus entrevistas contribuyen a un empoderamiento de la mujer, “al menos, aquellas que yo he dirigido”, dije. Y ahí me di cuenta de que mi interés por unir los sombreros, llevaba ya mucho tiempo siendo una realidad. Y estoy segura (y trabajando en ello) de que en un futuro habrá acontecimientos que demuestren que la unión de esos dos sombreros serán un hito.

La alcaldesa de Güímar y la vicepresidenta del Cabildo en la Casa de la Cultura de Güímar.
La alcaldesa de Güímar y la vicepresidenta del Cabildo en la Casa de la Cultura de Güímar.

La experiencia canaria ha ido más allá de la presentación en Santa Cruz de Tenerife. Porque empezó en otra localidad cercana a Santa Cruz, donde me resultó impresionante el tato con sus mujeres y el trato con los estudiantes de bachillerato. Enseñar la realidad de las mujeres víctimas de trata, hablar de esta violencia justo en los días previos a la celebración del 25 de noviembre, día contra la violencia de género, es especial porque las sensibilidades están más receptivas. Hacerlo, además, en una de las localidades que ha vivido en sus carnes uno de los recientes asesinatos de mujeres, en Güímar, ha sido excepcional, porque afortunadamente todo el mundo es consciente de que en efecto la trata es violencia. ¿Todos? No. No todos. Los estudiantes del Instituto Mencey Acaymo no tenían ni idea de que la trata pudiera estar tan cerca de ellos. Es más, tampoco muchas personas de la localidad pensaban que el fenómeno de la trata afectara a España o no eran conscientes de que es la trata de mujeres y niñas uno de los nutrientes de la prostitución. Y conseguí lo que siempre busco: concienciación, pero además, intención de actuar, responsabilidad individual. Me dijo una asistente al acto de presentación en la Casa de la Cultura que yo era una gota en el océano, pero que el océano se componía de gotas. Y me hizo feliz. Y dejé a su alcaldesa, Luisa Castro, pensando en cómo iba a ella a trabajar y a moverse desde el consistorio Y creo que pronto lo sabremos. Muchas gracias. A ella, pero sobre todo a las grandes mujeres de la asociación Afammer en general y de Afammer Tenerife en particular. Porque solo su ayuda, solo su empeño en que Tenerife conociera la realidad de la trata ha hecho posible que presentara allí mi novela. Son mujeres de verdad, mujeres ligadas a la tierra, mujeres ligadas a la vida, que pelean por mejorar la vida de sus mujeres y de sus familias… y, además, amantes de la moda y de los ¡complementos de moda! Muchas gracias.

Y hablo de Afammer en general, porque gracias a la organización he tenido la inmensa suerte de presentar la novela en Zamora y Cuenca, y recientemente, además de en Tenerife en La Rioja, donde el recibimiento fue maravilloso en el acto “Hoy tomamos café con”. Allí en un acto en el que había más hombres de lo habitual en estos acontecimientos, puede ver también las caras estupefactas escuchando sobre datos, sobre casos y reflexionando sobre los establecimientos públicos en los que pueden estar estas víctimas, cerca de ellos, lo que corroboró la policía local. Nunca sabré cómo darles las gracias.

Presentación en el acto "Hoy tomamos café con", organizado por Afammer en Logroño.
Presentación en el acto “Hoy tomamos café con”, organizado por Afammer en Logroño.

Mira también

Emocionada, porque mi novela Puta no soy ha sido seleccionada para participar en la edición 2016 del ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *