En privado

Martes, 1 de septiembre de 2015

La posibilidad de morirnos con las manos de un amor entrelazadas con las nuestras me sugiere la esperanza de que no sea cierto que morimos solos. Unas o muchas manos pero al cabo mucho amor debería acompañarnos en la última respiración.

(Después de ver La película “El diario de Noa”)