Home / Blog / #ConLaTrataNoHayTrato
IMG_3732

#ConLaTrataNoHayTrato

Una vez más la sala se quedó muda. Pero en esta ocasión, el silencio solo duró un segundo. Lo siguiente y muy rápido fueron los aplausos del público, entregado, con el estómago encogido y una buena parte sin atreverse a mirar al resto para no mostrar las lágrimas fruto de tanto dolor y tanta rabia como produce el documental Chicas Nuevas 24 horas, estrenado en la Cineteca del Matadero de Madrid.

IMG_3732
Mabel Lozano presentando su documental Chicas Nuevas 24Horas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Decía que una vez más la sala se quedó muda, porque durante la presentación oficial del documental, que tuvo lugar en el Festival de Málaga, cuando acabó la proyección, el público quedó inerte y no rompió en aplausos hasta pasados unos segundos, como si no supieran qué hacer después de conocer la tragedia de las mujeres y niñas víctimas de trata con fines de explotación sexual.

Este es el trailer:

Sin embargo, durante la premier del estreno en Madrid el público aplaudió a rabiar un segundo después de haber quedado mudo. Es cierto que se trataba de un público invitado, amigo, familiar, querido, adorador de Mabel y de todo lo que hace, y de ella misma, que lo merece.

El domingo, 6 de septiembre, último día de exhibición en la Cineteca de Matadero, en Madrid, no había público invitado. De hecho, hubo personas que ni siquiera pudieron entrar, repitiendo la dinámica de los dos días anteriores, en los que las entradas estuvieron agotadas y muchos hombres y muchas mujeres en el exterior ,sin posibilidad de acudir a la exhibición. Como decía una de las damnificadas, estos documentales tendrían que exhibirse más días, rompiendo con esas palabras un estigma y un prejuicio: en general, la gente huye de  temas como este, duros, tristes y que te ponen frente al espejo de la realidad, y documentales aquí en España no los ve nadie.

Era la segunda vez que yo veía Chicas Nuevas 24 horas. Y son ya tantas horas de haber escuchado a Mabel Lozano hablarme de su proyecto, desde que hace cuatro años me explicó el trabajo que quería hacer para dar a conocer el negocio en torno a la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. Eran ya muchas horas de haber visto montajes. Eran muchas horas juntas en Perú, donde Mabel rodaba la parte peruana del documental -después de haberlo hecho en Colombia, Argentina y Paraguay-  y yo me documentaba para escribir mi novela Puta no soy, basada en el personaje peruano de su película, Yandí, una niña peruana de 15 años. Eran muchas horas de conversación y algunas discusiones amorosas, de amigas y compañeras de viaje. Era la segunda vez que veía el documental, y la distancia de la obra, que ya he explicado es poca, por cariño y cercanía, no me impedía una visión objetiva: Es un gran documental. Formalmente y en su fondo. Porque tiene ritmo. Porque está rodado en cine. Pero sus imágenes son bellísimas y su estructura es muy original. Y, sin embargo, no es esto lo más importante. Lo verdaderamente gratificante, aquello que me llega a mí y que ha llegado a quienes lo han visto es su capacidad, su gran capacidad, de influencia, su trascendencia, sus posibilidades de transformar el mundo, la vida, la sociedad. No es fácil acabar con un negocio que es el tercero ilegal más rentable en el mundo, tras el tráfico de armas y el de drogas. No es fácil precisamente por eso, porque es negocio, un negocio que mueve 35.000 millones de dólares en el mundo. Pero es necesario acabar con esa lacra que afecta a 4,5 millones de mujeres y niñas en el mundo, víctimas de trata para la explotación sexual. Por eso es fundamental el trabajo de Mabel Lozano, este y el que lleva realizando desde hace años. Como lo es el de organizaciones como Apramp  o el Proyecto Esperanza que trabajan para ayudar a estas mujeres, para tratar de integrarlas de nuevo en la vida cuando consiguen librarse de su esclavitud, que es la nueva esclavitud del siglo XXI. Por eso, y con toda humildad lo digo, es importante haber publicado mi novela. Porque se trata de despertar conciencias. La de los hombres, porque si no hay demanda no hay oferta, y se supone que un 80 por ciento de las mujeres que están ejerciendo prostitución no solo no lo hacen libremente sino que han sido víctimas de trata. La de las propias mujeres que han de empoderarse para no correr el riesgo de ser compradas por tratantes que las entregan a proxenetas que las explotan. La de las Gobiernos que han de invertir en la lucha contra la trata. La de la sociedad en su conjunto.

Chicas Nuevas 24 horas y su directora se merecen todos los premios posibles. Por la calidad del trabajo. Por la valentía. Por haber hecho un trabajo multidisciplinar que incluye el documental, pero también una exposición de fotos que podrá verse a partir del día 23 de septiembre en Casa de América, en Madrid, la web www.proyectochicasnuevas24horas.com y mi novela Puta no soy. Por abrir los ojos a hombres y mujeres. Por enseñar lo que pocos quieren ver, y es que la esclavitud está a la vuelta de la esquina y que no hay que viajar a países remotos para toparse con ella. Hubo ya hace muchos años un antes y un después en mi vida, justo cuando Mabel Lozano realizó su primer documental, Voces contra la trata, porque ahí entendí el problema y empecé a interesarme por él. Y nuevamente hay un antes y un después en mi vida con Chicas nuevas 24 horas, y no solo por haber escrito una novela, sino porque ahora ya no puedo despegarme del problema de tantas mujeres y niñas que necesitan oídas.

Y es muy importante la corriente que ha generado socialmente. Por eso este post se titula #ConLaTrataNoHayTrato , el hashtag que da nombre a la nueva campaña policial contra este delito, que es un delito contra los derechos humanos, y que se está difundiendo en los medios de comunicación y redes sociales. Es fundamental que se difunda y que se convierta en clamor. Como sería justo que la sociedad en su conjunto dé las gracias a personas como Mabel Lozano que ha dado vida, ha prestado la voz y ha puesto la imagen a estas mujeres y niñas hasta ahora invisibles.

 

Mira también

aware

#Aware contra la radicalización

He esperado un par de días para escribir sobre la plataforma #Aware (Alianza de Mujeres ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *