Home / Novedades / Novedades sobre Puta no soy

Novedades sobre Puta no soy

Emocionada, porque mi novela Puta no soy ha sido seleccionada para participar en la edición 2016 del Proyecto Newspanishbooks para formar parte del Panel de Estados Unidos. Eso significa que tiene más posibilidades de venta de derechos en el Exterior. Cruzo los dedos, porque es un libro de largo recorrido y que toca un tema como la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual con un tono novelado que lo hace más digerible. Gracias a Lid Editorial por haber confiado en mí para publicarla y ahora por haber presentado el libro al proyecto Newspanishbooks

 

Rosetta Forner ha escrito sobre “Puta no soy”

Hoy abro Facebook y me encuentro esta crítica que ha publicado la escritora Rosetta Forner sobre mi novela. Estoy feliz y lo quiero compartir.

‘PUTA NO SOY’: un libro sobre la trata de mujeres. Es una novela basada en hechos reales, o hechos reales novelados. Pone los pelos de punta y encoge el alma.

Estimhada CHARO IZQUIERDO, has sido muy valiente escribiendo PUTA NO SOY. El título, es más bien una puesta de límites, una declaración de dignidad. Un libro que no debería dejar indiferente a ninguna mujer (nos hace reflexionar a cerca de cómo algunas mujeres siguen permitiendo que las manejen de forma silenciosa de muchas y variadas maneras displicentes, fomentadoras de la sumisión y del complejo de inferioridad en las mujeres), y los hombres porque deben asumir de una vez por todas, que las mujeres no son ‘objetos’ sino seres con alma, derechos y dignidad. Es más, es un libro sobre los seres humanos y la necesidad de reconsiderar nuestros vínculos: no podemos ni debemos seguir con prácticas feudales de esclavitud. Encoge el alma, al menos la mía, saber que en pleno siglo 21 y en España sin ir más lejos, se permite y fomenta por acción u omisión que haya mujeres esclavizadas en contra de su voluntad, por otras mujeres que las venden para consumo de hombres que de humanos no tienen nada excepto el cuerpo físico.
Ignoramos esta realidad tan cruda, fea, horrible… Y, como bien dices en el libro, la gente suele pensar (machistas y hembristas), que las que son putas lo son porque quieren. NO¡¡¡ No se es puta por ejercer la prostitución cuando se ejerce con una pistola (a veces, literal) en la sien que obliga a ello, como los presos en los campos de concentración. Los puticlubs o prostibares (como en Perú, en el libro), son campos de concentración modernos, no por ello menos horribles y el mundo debe saberlo para poderse avergonzar y después tratar de erradicar esa infamia. Las puertas del averno están abiertas y se cuela la peor miseria que pueda contaminar el corazón del ser humano: el miedo y la ausencia de amor.
Ninguna mujer debería ignorar lo que les ocurre a esas mujeres esclavas, torturadas en los campos de concentración del siglo 21: los prostíbulos.
Y, voy a ser muy impolíticamente incorrecta: muchos libros, tipo el famoso 50 sombras de Grey, sin pretenderlo, contribuyen a normalizar o a anestesiar el sentido común y la capacidad de indignarse de muchas mujeres y de muchos hombres, elevando al sexo a categoría de ‘dios curalotodo y todopoderoso’. No hay nada malo en el sexo, es el enfoque que se le da a la sexualidad y el uso para paliar la falta de auténtico poder en el ser humano. Un poder que sólo da el amor.
ENHORABUENA, CHARO, me has conquistado para tu causa¡¡¡ Aunque hace mucho tiempo que tengo mi propia batalla, por eso escribo libros que inspiren a las mujeres y les animen a ponerse la corona de la dignidad y ser lo mejor que les ha pasado. MILLONES DE BESOS HADADOS

Últimas presentaciones de “Puta no soy”

Después del “Café con”, en Logroño, y de las presentaciones en la Casa de Cultura, en Güímar, y en la librería Agapea, de Santa Cruz de Tenerife, a finales de esta semana presenté en la @librería Gil de #Santander Es una gozada encontrar tantas personas amigas en cada puerto e ir sumando caras hasta unos segundos antes desconocidas que se convierten en amigas, unidos por un objetivo común: dar voz, visibilizar, ver a estas mujeres y niñas con fines de explotación sexual. Es un honor, además, que en cada una de estas presentaciones surja un gran interés por saber del documental @ChicasNuevas24horas en uno de cuyas protas está inspirada la novela y por conocer mejor la actividad de @apramp , organización que trabaja en pro de las mujeres víctimas, rescatadas y aquellas que están en riesgo de haber sufrido esta lacra social, y a la que están cedidos los derechos de la novela.

Estilo de vida y violencia de género

Cartel de la presentación en Güímar.
Cartel de la presentación en Güímar.

Durante mucho tiempo he dicho que vivía con dos sombreros: uno ligado a mi actividad laboral que siempre ha estado ligada a las revistas, a la comunicación del estilo de vida, de la moda, de la mujer, y otro ligado a un aspecto más social, donde la reivindicación de derechos de la mujer y de la infancia (no en vano soy patrona de la ONG Save The Children) y más genéricamente de los derechos humanos, han ocupado mucho de mi tiempo y mi energía. Sin embargo, en los últimos años, y sobre todo después de escribir mi novela Puta no soy, he descubierto que lo idóneo es unir esos dos sombreros. Y haciéndolo he hecho otro descubrimiento aún más interesante y es que en realidad llevo haciéndolo consciente o inconscientemente, metiendo uno dentro del otro, desde hace ya mucho tiempo, algo que es muy estimulante.

 


imageLo llevé a la consciencia el pasado sábado, durante la presentación de la novela en la librería Agapea, de la capital tinerfeña, y no solo porque en el público hubiera mujeres bellísimas, aficionadas a la moda, en unos casos, empresarias de moda en otros, sino porque el presentador del acto, lo empezó justamente preguntando si las revistas femeninas son una manera de afianzar estereotipos en la sociedad que marcan la desigualdad entre hombres y mujeres, desigualdad que está en el fondo de cualquier hecho de violencia contra la mujer, siendo la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual (tema de mi novela) la máxima manifestación de la violencia ejercida contra la mujer. Mi contestación fue contundente: son precisamente las revistas femeninas las que, aunque hablen de moda o de temas más teóricamente femeninos, a través de sus reportajes y de sus entrevistas contribuyen a un empoderamiento de la mujer, “al menos, aquellas que yo he dirigido”, dije. Y ahí me di cuenta de que mi interés por unir los sombreros, llevaba ya mucho tiempo siendo una realidad. Y estoy segura (y trabajando en ello) de que en un futuro habrá acontecimientos que demuestren que la unión de esos dos sombreros serán un hito.

La alcaldesa de Güímar y la vicepresidenta del Cabildo en la Casa de la Cultura de Güímar.
La alcaldesa de Güímar y la vicepresidenta del Cabildo en la Casa de la Cultura de Güímar.

La experiencia canaria ha ido más allá de la presentación en Santa Cruz de Tenerife. Porque empezó en otra localidad cercana a Santa Cruz, donde me resultó impresionante el tato con sus mujeres y el trato con los estudiantes de bachillerato. Enseñar la realidad de las mujeres víctimas de trata, hablar de esta violencia justo en los días previos a la celebración del 25 de noviembre, día contra la violencia de género, es especial porque las sensibilidades están más receptivas. Hacerlo, además, en una de las localidades que ha vivido en sus carnes uno de los recientes asesinatos de mujeres, en Güímar, ha sido excepcional, porque afortunadamente todo el mundo es consciente de que en efecto la trata es violencia. ¿Todos? No. No todos. Los estudiantes del Instituto Mencey Acaymo no tenían ni idea de que la trata pudiera estar tan cerca de ellos. Es más, tampoco muchas personas de la localidad pensaban que el fenómeno de la trata afectara a España o no eran conscientes de que es la trata de mujeres y niñas uno de los nutrientes de la prostitución. Y conseguí lo que siempre busco: concienciación, pero además, intención de actuar, responsabilidad individual. Me dijo una asistente al acto de presentación en la Casa de la Cultura que yo era una gota en el océano, pero que el océano se componía de gotas. Y me hizo feliz. Y dejé a su alcaldesa, Luisa Castro, pensando en cómo iba a ella a trabajar y a moverse desde el consistorio Y creo que pronto lo sabremos. Muchas gracias. A ella, pero sobre todo a las grandes mujeres de la asociación Afammer en general y de Afammer Tenerife en particular. Porque solo su ayuda, solo su empeño en que Tenerife conociera la realidad de la trata ha hecho posible que presentara allí mi novela. Son mujeres de verdad, mujeres ligadas a la tierra, mujeres ligadas a la vida, que pelean por mejorar la vida de sus mujeres y de sus familias… y, además, amantes de la moda y de los ¡complementos de moda! Muchas gracias.

Y hablo de Afammer en general, porque gracias a la organización he tenido la inmensa suerte de presentar la novela en Zamora y Cuenca, y recientemente, además de en Tenerife en La Rioja, donde el recibimiento fue maravilloso en el acto “Hoy tomamos café con”. Allí en un acto en el que había más hombres de lo habitual en estos acontecimientos, puede ver también las caras estupefactas escuchando sobre datos, sobre casos y reflexionando sobre los establecimientos públicos en los que pueden estar estas víctimas, cerca de ellos, lo que corroboró la policía local. Nunca sabré cómo darles las gracias.

Presentación en el acto "Hoy tomamos café con", organizado por Afammer en Logroño.
Presentación en el acto “Hoy tomamos café con”, organizado por Afammer en Logroño.

Viernes, 20 de noviembre de 2015

“Una gota en el Océano”. Con esa bella frase me describe Cristina, una bellísima mujer que hace ya tiempo se jubiló y que resulta de verbo beligerante cuando habla conmocionada sobre la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. Se nota que le ha impactado la presentación de mi novela Puta no soy Y sé inmediatamente que ella también va a ser otra gota en el océano y que contará lo que ha escuchado, consciente de que los océanos son acumulación de gotas y pueden incluso  actuar en modo tsunami. 

Una entrevista muy particular

A Javier Vázquez y a Marcos Ruiz, de Aragón Radio, dicen que les encantó esta entrevista que me hicieron para hablar de #PutaNoSoy. A mí también. Puedes escucharla. http://www.aragonradio.es/podcast/emision/entrevista-a-charo-izquierdo-autora-de-puta-no-soy/

Una ilusión siempre renovada

Presentar mi novela por tercera vez en Madrid y seguir teniendo mucho público, grandes amigos, parte de mi familia y contar con el interés de tanta gente por  Puta no soy y un tema al que se da tan poca visibilidad como la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual me produce gran ilusión y solo tengo una palabra: agradecimiento. Por quienes han comprado el libro, desde luego, pero sobre todo por quienes están dispuestos a transmitir lo que les he contado en la novela y en la charla sobre la situación de tantas mujeres y niñas que viven en situación de esclavitud. Cuando explicas las condiciones en las que viven tantas personas engañadas, que olvidaron el significado de la palabra libertad a golpes, a amenazas, a fuerza de maltrato, cuando cuentas que podrían encontrarlas en una sauna, o en un club y desde luego en la calle, me impresiona ver sus caras, a medias entre la incredulidad, la rabia y la emoción. Cuando pides que te hagan de eco sabes que lo harán porque hay que ser un insensible para no sentir conmoción cuando sabes que mujeres con nombre, con apellido, con familias son vendidas como mercancía, como materia prima desechable. Yo pretendía escribir una novela (que es una novela con todos los ingredientes de su género, con amor, con desamor, con aventura, con intriga…) de importante impacto social. Y cada vez tengo más claro estar en el buen camino. Porque muchas personas después de leer la novela me confiesan su emoción y me preguntan cómo pueden ayudar. Yo siempre digo lo mismo, y es que todos tenemos nuestra responsabilidad y que cada uno tenemos la posibilidad de alzar nuestra voz para recordar que estamos ante la esclavitud del siglo XXI, para reforzar, empoderar a las mujeres, para que no caigan en manos de redes, de recordar a los hombres que un 80 por ciento de las mujeres que ejercen la prostitución no lo hacen libremente sino que están obligadas, que estamos ante un delito que tiene acento en el género pero que va más allá, que es un delito contra los derechos humanos, que se trata de un delito de lesa humanidad, y que no se puede ser cómplice de un delito internacional.

Domingo en la radio

El domingo pasado estuve en Gestiona Radio hablando sobre Puta no soy. Fue una charla con la periodista María Villardón, muy agradable, que ahora tú también puedes escuchar.

http://www.gestionaradio.com/26378-quedate-maria-villardon-2-2015-09-27-100000-96kbps-mp3/

Una recomendación muy especial

Me conmueve encontrarme en redes sociales con el mensaje de una gran escritora como Espido Freire, finalista del premio Planeta, recomendando mi novela Puta no soy. Es un acto de generosidad que la honra y que a mí me responsabiliza aún más con la literatura, por un lado, y por otro con las mujeres que son víctimas de trata, porque a ellas está dedicada esta novela llena de sentimiento y sentimientos, de amor, intriga…, como novela que es. Gracias, querida Espido.

Quiero recomendar con particular énfasis esta novela de sobre la sangrante,…