Home / Blog / Algo falla
boli_bic_machista_sudafrica_n-672xXx801

Algo falla

Me resulta inverosímil que a una marca como Bic, los bolis de toda la vida, bic naranja, bic cristal, se le ocurra primero sacar una serie que venda para ellas, For Her, rezaba su publicidad de hace años, como si las mujeres necesitásemos un bolígrafo que escribiese diferente. Rosa. Violeta. Con los colores que supuestamente nos gustan a nosotras, cuando a nosotras lo que nos gusta es lo mismo que les gusta a los hombres, lo mismo que le gustaría a un chimpancé o a un oso si escribiera, y es que el boli escriba bien. Los hay que se sienten más a gusto con un trazo más fino. Los hay en cambio que prefieren el trazo grueso. Y en colores, existen doscientos mil en el mercado como para elegir sin necesidad de que te pongan en el cajetín de los tontos o los listos, de los rubios o los morenos. Pero lo más alucinante es que hace unos días la misma marca haya vuelto a meter la patita en el agujero de meterla y para celebrar el día de la mujer en Sudáfrica haya decretado que sus mujeres tenían ya un bolígrafo y que debían vestir como mujeres, ser cuidarse como mujeres, pensar como hombres y actuar como jefes. La polémica corrió por las redes como corre todo por las redes, a la velocidad que exigen los tiempos y por tierra, mar y aire, se extendió el mismo día por todos los países. Era el 8 de agosto y muchas mujeres se escandalizaron como yo. Muchos seres humanos como yo decidieron y dijeron que no volverían a comprar un Bic. La realidad es que la marca tardó un día en retirar la publicidad y en pedir disculpas. Y tú piensas cómo es posible que pueda cometerse tal tontería más que atropello, que también. Y acabas concluyendo lo mismo que concluyes cuando se produce algo similar, y es que dicen lo que piensan, hacen lo que piensan y en los filtros que pasa una campaña de publicidad como esta no extraña a nadie porque directamente han dicho lo que han pensando y a nadie le molesta. Lo que vulgarmente y en nuestro castellano decimos de que la cabra tira para el monte. Es tan absurdo, que rescato un programa de Ellen de Generis en el que se reía a mandíbula batiente de la tontería de crear un bolígrafo para mujeres.

En pocos días, otra foto se ha movido por las redes, pero esta al parecer no ha llevado ni a disculpa ni a nada. Zafia como ella sola, publicidad de una gran agencia de publicidad Saatchi, que ni corta ni perezosa ha puesto la trampa a la población australiana de incitar a probar un vino con una campaña en la que la copa aparece ahí donde se juntan las piernas femeninas y utilizando el triángulo de la misma en el mismo lugar y con la misma forma en la que un fetichista se imagina un pubis. En las redes también se ha movilizado los usuarios, aunque he de decir que con menos virulencia. Pero me ha sorprendido que se hablaba del machismo latente y sobre todo del mal gusto, que lo tiene, a pesar de que se haya inspirado, decían, en una fotografía artística de Chema Madoz (imagen que por cierto nunca me gustó). Se hablaba de zafiedad. Pero no se tenía en cuenta en muchas de las críticas que es en estos detalles, en estos micromachismos, en los que subyace la vieja fórmula social que lleva a al androcentrismo en el que se cimentan desigualdades, reminiscencias de supremacía masculina, con la que no se juega, que para los juegos…, para eso, ya estamos nosotras.

Mira también

aware

#Aware contra la radicalización

He esperado un par de días para escribir sobre la plataforma #Aware (Alianza de Mujeres ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *